Por aquí pasa un río.
Por aquí tus pisadas

fueron embelleciendo las arenas,
aclarando las aguas,

puliendo los guijarros, perdonando
a las embelesadas
azucenas…

No vas tú por el río:
es el río el que anda
detrás de ti, buscando en ti
el reflejo, mirándose en tu espalda.

Si vas de prisa, el río se apresura.
Si vas despacio, el agua se remansa.

Ángel González