El agua pasea nuestra ausencia generosa. Nos tolera. Principio incorruptible con entidad y memoria. Sufre cada vez más turbia. Mira con bravura nuestros errores y los purga…

…y toda el agua que vive dentro de mí se revela ante este maltrato.