Foto Magdala Manero
(…)
A pesar de que el agua ha tenido históricamente un carácter sagrado –el bautismo de los cristianos, la nube de lluvia de Buda, las aguas de la vida del hinduismo–, tampoco ha quedado libre de la contaminación. Me pregunto de nuevo de dónde surgirá ese empeño por tirar así nuestros residuos, trasladando el problema al que está debajo de nosotros; en el más estricto sentido: aguas abajo. Es sorprendente la capacidad que tenemospara tirar las cosas y esconder la mano. ¿No se explica la unidad del ciclo hidrológico en los colegios y en las universidades? ¿Por qué tanta irresponsabilidad? ¿Cómo es posible tan poca exigencia?
(…)
del libro ” Cartas desde el río”, de Francisco Ramírez Viu