Termina estos días la actividad que, dentro de la campaña Buenos Usos del Agua, Ecologistas en Acción la Serranía, al amparo de Turia Verd y en compañía de La Caterva, ADIRA y En Defensa del Paisaje de Pedralba, ha llevado acabo en distintas zonas de baño de la comarca. La labor informativa y de sensibilización ambiental ha tenido un balance muy positivo entre los bañistas. En cada punto, se ha podido disfrutar de una exposición fotográfica de contrastes. Lo positivo y lo negativo de nuestro paso por las riberas del río. Se han repartido folletos  con pautas y buenos usos del agua, se ha creado un photocall para disfrute de los más pequeños y habilitado áreas con distintos contenedores de residuos. Los visitantes han aprendido que, con muy poco esfuerzo y disponiendo de medios, resulta fácil retirar la basura que generamos en lugares tan concurridos. Y han podido ver, también, las graves consecuencias que se derivan de no hacerlo.

Ecologistas, en ésta campaña, ha constatado la falta de infraestructuras y servicios alrededor del río en las zonas de baño. Se necesitan medios que ayuden y motiven a los bañistas a conservar cada rincón. Pero, si esas carencias son preocupantes, -aunque sencillas de resolver, sólo necesitan de un poco de voluntad política-, lo que de verdad resulta alarmante es la cantidad de personas que no se sienten parte del entorno. Un porcentaje demasiado alto entiende al río como algo externo a si mismo, como lugar de consumo y de ocio, que olvida cuando se aleja de el.

Mientras no seamos conscientes de que la naturaleza somos nosotros mismos y que descuidarla es dejarnos enfermar, estaremos en peligro. La Tierra es valiente y se abre camino, se abrirá camino; siempre saldrá adelante como lo ha hecho cientos de miles de años, en cambio lo que el ser humano está destruyendo es su propia vida en ella. Hacemos algo y cambiamos nuestra actitud, o pronto pasaremos a ser una línea más en su catálogo de especies extintas.